Tipos de V.M.P.

¡Hola! Hoy volvemos con una entrada sobre Vehículos de Movilidad Personal.

Recordemos que en la entrada anterior estudiamos qué era un VMP, y hoy nos adentraremos en sus tipologías.

Señalábamos que, de forma genérica, un VMP es “el vehículo de una o más ruedas dotado de una única plaza y propulsado exclusivamente por motores eléctricos que pueden proporcionar al vehículo una velocidad máxima por diseño comprendida entre 6 y 25 km/h.”

Este tipo de vehículos pueden clasificarse en las siguientes categorías: patinetes eléctricos (o scooter), hoverboards, monociclos eléctricos, segway, y monopatines o skates eléctricos.

 

1.  Patinete o scooter eléctrico

La joya de la corona… probablemente el VMP más utilizado hoy en día. Se compone, principalmente, de dos ruedas en línea, batería, manillar, frenos, y un motor eléctrico, (algunos disponen de sillín). Su manejo se realiza a través del acelerador y la maneta de freno.

Dentro de estos encontramos distintas categorías, con diferentes potencias, motores y velocidades, no obstante, los más utilizados no exceden de los 25-30km/h y, generalmente, son plegables.

Dentro de sus ventajas, podemos destacar que, son económicos y fáciles de utilizar, la existencia de manillar hace que lidiar con equilibrio sea sencillo, no requiriendo de

práctica para comenzar a utilizarlos (sin perjuicio de que debe conducirse de manera ajustada a la normativa existente).

 

2.  Hoverboard

Se trata de una plataforma inferior con un sistema de autoequilibrado y dos ruedas en paralelo, no disponen de manillar y utilizan motores de entre 128W y 350W de media. Cuentan con giroscopio que actúa con el movimiento corporal, dirigiendo al vehículo.

Se mueven a menor velocidad que los scooter, y son relativamente fáciles de usar.

 

3.  Monociclo eléctrico

Este vehículo funciona con una sola rueda de entre 29 cm hasta 45 cm, y, generalmente, con el sistema de autoequilibrio mencionado anteriormente. Aceleran y frenan con el movimiento corporal.

Se trata de ruedas grandes, de entre 12 y 16 pulgadas, que permiten subir determinados obstáculos o moverse por terrenos pedregosos sin mayor dificultad.

Son portátiles y fáciles de transportar, sin embargo, su curva

de aprendizaje es más alta que la de los patinetes, lo que hace necesario dedicar varios días a aprender a utilizarlo.

 

4.  Segway

Fue el primer VMP que apareció y posee características tanto del patinete como del hoverboard. Cuenta con una plataforma inferior con dos ruedas en paralelo, como el hoverborad, pero dispone de manillar, asemejándose en este caso más a un patinete eléctrico.

Se maneja mediante el balanceo del cuerpo, y son bastante sencillos de utilizar, por contra, son pesados y menos portátiles que los de otras categorías.

 

5.  Monopatín o skate eléctrico

Son tablas de skate junto a un motor eléctrico y una batería, que se colocan bajo la tabla. Son discretos y manejables, pero son menos seguros que el resto de VMP mencionados, puesto que sus ruedas son pequeñas, y no disponen de sistema de luces ni faros.

 

Y tu…¿Con cuál te quedas? ¡Te leemos en comentarios!

Deja un comentario